Uno de los temas más debatidos en el ámbito de la educación musical es el repertorio, es decir, la selección de piezas que debe realizarse y sobre las que trabajar los distintos aprendizajes realizados en el aula. Gran parte de los desarrollos curriculares de educación musical, tanto en Educación Primaria, y especialmente en Secundaria, se centran en el uso de música occidental, tonal, y preferentemente en autores clásicos. El propósito con la selección de obras procedentes, en su mayoría, de la música clásica es que el alumno conozca los autores más importantes de la tradición musical tonal occidental, y tenga la oportunidad de escucha música “culta”.

Sin embargo, son muchas las investigaciones que han demostrado que este enfoque, en muchos casos, aleja al estudiante del propio aprendizaje. Ya Zoltan Kodaly (1929), en su planteamiento pedagógico, apostaba por la necesidad y conveniencia de utilizar la música popular (en este caso la música popular húngara) como repertorio para el aprendizaje del canto, por ser una música cultural y socialmente cercana a los niños. Un interesante ámbito de estudio en relación a este tema es el de la educación de los músicos de estilos populares (rock, pop, etc.). Uno de los primeros trabajos es el de Stith Bennett (1980), acerca de los procesos que llevan a una persona forma una banda de rock. Posteriormente, otros trabajos como los de Bayton (1998), Berkaak (1999), Campbell (1995), Clawson (1999), Cohen (1991), Finnegan (1989) o Lilliestam (1996),  han investigado acerca de los músicos populares y su formación desde distintos enfoques para tratar de establecer los componentes sociales que influyen en la educación de este tipo de músicos.

En su investigación “Music, informal learning and the school”, Lucy Green constata cómo el aprendizaje informal entre jóvenes es mucho más enriquecedor cuando éste parte de la música popular, aquella que los estudiantes están acostumbrados a escuchar a diario, y que forma parte de sus propios gustos musicales. A partir de los resultados de su investigación, la Dra. Green establece 5 principios de la educación informal musical que aplicó en un proyecto que implicaba a alumnos de entre 13 y 14 años en las escuelas de secundaria de Londres desde 2001: el primero, que la educación informal de los músicos comienza con las propias elecciones de los temas que deciden interpretar frente a los que podría escoger un profesor; en segundo lugar, la importancia de la interpretación de oído de grabaciones previas de otros músicos; en tercer lugar, la importancia del aprendizaje entre pares y del autoaprendizaje; en cuarto lugar, el carácter azaroso, idiosincrático y holístico del aprendizaje informal. Finalmente, el quinto principio hace referencia a la implicación simultánea de los procesos de escucha, interpretación, improvisación y composición en la educación musical informal frente al enfoque parcelado en cada uno de esos aspectos en el caso de la educación formal. En todos estos casos destaca como primordial el acercamiento a la música a través de temas y estilos conocidos por el estudiante.

Esta es la filosofía que hemos aplicado en varios de los proyectos educativos de Música y Talento. En “Canciones con ciencia“, trabajamos la creación de la letra para una canción a partir de los contenidos trabajados en la asignatura Conocimiento del Medio y utilizando como referencia la música de un tema sobradamente conocido por los niños entre 6 y 8 años: la canción “Hazme un muñeco de nieve”, de la película Frozen. Durante dos sesiones, los niños inventaron una letra con los contenidos del tema que están viendo en dicha asignatura, sobre la música de dicha canción. A través de este proyecto conectamos la inteligencia musical con la lingüística y la naturalista, a la vez que desarrollamos la capacidad creativa del niño, la expresión vocal y la entonación.

En “Musicales con emoción” utilizamos distintos temas procedentes de películas musicales infantiles (La Bella y la Bestia  y El jorobado de Notredamme, en este caso) para trabajar las distintas emociones que podemos percibir, identificar y expresar a través de la música. El hecho de tratarse de piezas conocidas por los niños, y de existir una fuerte asociación entre la música y los personajes o los acontecimientos narrados, facilita tanto la identificación de las emociones como la posterior expresión a través de distintos medios: el baile, el movimiento, el gesto o la palabra.


Referencias:

  • Bayton, M. (1998). Frock Rock: Women Performing Popular Music, Oxford: Oxford University Press.
  • Berkaak, O. A. (1999). Entangled dreams and twisted memories: order and disruption in local music making, Young: Nordic Journal of Youth Research, Vol. 7, no. 2, 1999, pp. 25-42.
  • Campbell, P. S. (1995). Of garage bands and song-getting: the musical development of young rock musicians, Research Studies in Music Education, no. 4, June, 1995.
  • Clawson, M. A. (1999). Masculinity and skill acquisition in the adolescent rock band, Popular Music, Vol. 18, no. 1, 1999, pp. 99-115.
  • Cohen, S (1991). Rock Culture in Liverpool, Oxford: Oxford University Press, 1991.
  • Finnegan, R. (1989). The Hidden Musicians: Music-Making in an English Town, Cambridge: Cambridge University Press.
  • Green, L. (2008). Music, Informal Learning and the school: a New Classroom Pedagogy, Ashgate: Aldershot, UK, and Burlington VT.
  • Lilliestam, L. (1996). On playing by ear, Popular Music, Vol. 15 no. 2, 1996, pp. 195-216.
  • Stith Bennett, H. (1980). On Becoming a Rock Musician, Amherst: The University of Massachusset

Warning: Parameter 1 to W3_Plugin_TotalCache::ob_callback() expected to be a reference, value given in /homepages/16/d276533634/htdocs/myt/wp-includes/functions.php on line 3594